Las últimas palabras de un padre a su hija: la carta que ha dado la vuelta al mundo



Querida Kelli,
Lo siento, no llegaré a verte crecer tanto como me gustaría. Por favor, no culpes a otras personas o al mundo por esto. La vida está llena de golpes de suerte y los míos se están acabando.
Desearía encontrar las palabras que te hiciesen sentir mejor. Desearía no tener cáncer y que no me tuvieses que ver sufrir tanto como lo haces ahora. Desearía que muchas cosas fuesen diferentes, pero no lo son.
La mayoría de los papás e hijas tienen décadas para charlar sentados en la mesa de la cocina, calentándose las manos con una buena taza de café, con el papá dando consejos a su niña, mientras ella pone los ojos en blanco. No tendremos esos momentos. No podré llevarte a clase en tu primer día de colegio, recogerte después de tu primera cita, abrazarte cuando te rompan el corazón o aplaudirte cuando te gradúes.
Pero mientras todavía esté por aquí, voy a intentar darte algunos consejos que te sean útiles en tu vida. Espero que te reconforten. Espero que el cáncer nunca vuelva para que tu vida sea larga, plena y feliz.

© Mirror.Co.Uk
Colegio
Todo el mundo te dirá que es vital que te esfuerces mucho en el colegio. Espero que siempre pongas todo de tu parte. Fui un buen estudiante en el colegio, ¿pero eso me hizo algún bien en la vida? No mucho. El colegio ES importante, pero también asegúrate de divertirte.
Chicos
Ahora mismo, no haces mucha distinción entre niñas y niños y los ves a todos como amigos. Es normal. Pero Kel, eso cambiará según te vayas haciendo mayor. Puede que los veas tontos y molestos en los próximos años, pero cuando llegues al instituto, descubrirás que pueden ser bastante amables.
Tendrás novio cuando seas mayor (¡muy mayor, espero!) y no estaré por aquí para interrogarle sobre sus intenciones. Así que aquí tienes un consejo de tu viejo padre. Es muy difícil describir lo que se siente cuando realmente estás enamorado. Puede que nos recuerdes a tu madre y a mí riendo juntos o abrazados en el sofá, eso es amor verdadero. Diviértete buscándolo.
Elige siempre a chicos que sean verdaderos caballeros, educados y respetuosos. Imagínalos tomando el té y charlando con nuestra familia alrededor de nuestra mesa y si piensas que encaja, habrás encontrado a un buen chico.
Desgraciadamente, un día te romperán el corazón. Duele muchísimo y sentirás como si se acabara el mundo. Pero lo superarás. E incluso si lo vuestro no funciona, trata de ser amable. Los chicos también tienen sentimientos. Por último, si tienes un mejor amigo que siempre está ahí cuando tus novios vienen y van, no lo subestimes. No lo pases por alto. Puede que le importes de verdad.
Matrimonio
A veces sueño con tu boda y me imagino llorando mientras te llevo al altar y te entrego a tu futuro marido. No podré hacer eso, Kelli. Lo siento, cariño. Pero estaré contigo ese día, orgulloso y feliz de que hayas encontrado a alguien especial que te quiera y te proteja.
Me pregunto si sonará lo que tu llamas “la canción de la familia” (que en realidad es I’ll Be There de los Jackson 5). Significa mucho para mí y para mi hermano y mi hermana, y sé que también significa mucho para ti. Aunque no me veas, estaré contigo el día de tu boda.
Mami
Tu madre y tú discutiréis a veces, especialmente cuando seas una adolescente. Por favor, recuerda que te adora y que quiere lo mejor para ti. Dale a tu madre un abrazo cuando esté triste y ayudaos mutuamente cuando viváis momentos malos cuando yo me haya ido. Cuando seas una adolescente puede que pienses que tus amigos lo saben todo y que tu madre se equivoca. Pero ella tendrá que tomar decisiones difíciles por ti y, más que cualquier amigo que tengas nunca, ella se preocupa por ti. Trátala bien.
Familia
Nada es más importante que la familia y los valores que nos dan. Nada.
Amigos
Trata a las personas como te gustaría que te tratasen. Sé amable con la gente que te ayude. Abusar de los demás es horrible, no lo hagas nunca.
Navidades y cumpleaños
En tu primera Navidad sin mí, me gustaría que mamá y tú encendierais una vela y pensarais en mí unos minutos. Me encantaría que las dos hicieseis el baile del mono juntas. Saltar y mover el trasero siempre me divirtió mucho. Eso me hace sonreír por encima de todo. También me gustaría que visitaras a mis padres en el Día de las Cajas. Ellos también lo estarán pasando mal.
Le he dado a la abuela Sue tus regalos para todos tus cumpleaños. Desearía poder estar allí para verte abrirlos. Espero que te gusten todos porque es difcíl imaginarte a los 10, 15 o 20. Me pregunto si te gustará One Direction y si todavía te harán bailar por el salón.
Carrera
Tenías dos años cuando me dijiste que querías ser una “princesa astronauta” para poder llevar vestidos bonitos y buscar nuevos planetas. Puede que ya te hayas dado cuenta de que eso no es posible. Pero muchas cosas SON posibles, cariño. Haz lo que te haga feliz y lo que disfrutes. Si lo haces, de repente la vida parecerá mucho mucho más fácil.
Puede que necesites empezar diferentes carreras hasta que encuentres la que te gusta, pero la encontrarás. Una vida, una oportunidad.
Modales
Recuerda siempre decir gracias y por favor. La razón por la que mami y yo te educamos es porque eso te ayudará en muchos momentos de tu vida. Sé siempre respetuosa, especialmente con los mayores. Nunca te metas el cuchillo en la boca. Acuérdate de escribir cartas de agradecimiento por los regalos. (Y, por favor, recuerda que los chistes escatológicos son divertidos hasta que tienes cinco años)
Aprender a conducir
Muchos padres enseñan a conducir a sus hijas y, normalmente, no paran de discutir. Aprende a conducir lo antes posible (pone el mundo a tus pies). También asegúrate de que no es tu madre la que te enseña (es broma, Joely).
Viajar al extranjero
Es un cliché decir que los viajes te abren la mente, pero es la verdad. Viaja tanto como puedas. Pero nunca lo hagas en moto (es demasiado peligroso).
Sé feliz
Tú nunca te ríes al 50%, siempre lo haces al 100%. Tu risa inunda todo tu cuerpo y es muy contagiosa. Espero que no lo pierdas nunca. No tiene ningún sentido decirte que no te pongas triste cuando me vaya. Sé que lo estarás, princesa. Y desearía poder estar allí y abrazarte hasta que volvieras a sonreír de nuevo. ¿Te acuerdas del osito que te compré? Dijiste que lo mantendrías a salvo y que lo abrazarías cuando me echaras de menos. Esa es una gran idea. Te puedes sentir triste y usarlo para superar los obstáculos que se te presenten. O simplemente puedes estar triste. Ya sabes cuál quiero que elijas.
Sé caritativa
Por favor, ayuda a los más necesitados. La caridad ha sido buena contigo y conmigo. Probablemente siempre te acuerdes de nuestro viaje a Disneyland. Pero yo nunca olvidaré los sacrificios que ha hecho la gente para ayudarte a recuperarte de la enfermedad. La gente mayor envía sus plegarias y cheques de 10 libras que en muchos casos no se pueden permitir. Cabezas afeitadas y kilómetros recorridos, todo por ti. Es importante devolverlo. Las buenas opciones alimentan el alma. Nunca olvides que hay gente a la que puedes ayudar.
Recuerda tu lema
Nunca dejes de intentarlo. Puede que recuerdes que te enseñé a decir “rendirse es de perdedores”. Me equivoqué varias veces en la vida pero nunca me rendí. Kelli, no te rindas nunca.
Cree en ti misma
En esta vida, mucha gente dice que no puede hacer ciertas cosas. Tú gobiernas en tu cabeza. ¿Puedes hacerlo? ¿Quieres hacerlo? Los grandes retos conllevan riesgos, así que toma decisiones inteligentes. Si quieres algo, casi siempre será posible, así que inténtalo. Estoy seguro de que hay muchas cosas que puedes lograr.
Sé que me harás sentir orgulloso y que harás algo grandioso en mi memoria. Sé que puedes hacerlo, así que empieza ahora.
Y por último…
Gracias por ser tú, Kelli. Gracias por hacerme el mayor cumplido de todos los tiempos llamándome papá. Tenerte como hija es el mayor honor de mi vida. Gracias por enseñarme más del amor y de la felicidad que cualquier otra persona.
Disfruta de tu vida. No la desperdicies. Yo te estaré esperando.
Todo mi amor, para siempre, será para ti, mi princesa, y para mamá.
Papi xxxxxxxxxx





Fuente: http://impactoactual.com/play/las-ultimas-palabras-de-un-padre-a-su-hija-la-carta-que-ha-dado-la-vuelta-al-mundo/

Para mis amigos!!

Por las mañanas, canta canciones alegres mientras te duchas y mientras te arreglas. Pondrás en marcha el motor de tu alegría y te ayudará a entrar con optimismo en el nuevo día.

Siempre que puedas toma un par de minutos para relajarte y respirar profundamente. Es un gran reconstituyente para tu cuerpo y para tu mente.

Dale luz y alegría a tu vida y revélate contra la moda triste y deprimente. Vístete con colores claros y alegres; notarás la diferencia.

Una alimentación saludable, un ejercicio adecuado y un profundo descanso son tres pilares básicos para tu salud, y, no lo olvides . . . ¡También para tu felicidad! Practícalos.

Sonríe, sonríe, ¡sonríe! Entrénate y practica el arte de sonreir. Verás las cosas de otra manera y tu vida cambiará de color.

Elige series o películas cómicas. Expanden tu espíritu y mejoran tu salud. Huye de los dramas y de la violencia.

Mímate, cuídate, quiérete. Tú eres lo más importante, lo más valioso para ti en tu vida. Libérate de la necesidad de aprobación de los demás. Es primordial para tu felicidad.

Aprende a buscar el lado positivo de las personas y de las cosas. Te sorprenderá el comprobar que "siempre" lo tienen.

Cuando algo o alguien te perjudique o moleste, intenta analizar y comprender, desde un lado positivo, el por qué de esta situación. Te ayudará a ser más tolerante y tú te sentirás mucho mejor.

¡Ama a tu familia, a tus amigos, a la vida. . . profunda, plenamente! Pero que tu amor sea alegre, desinteresado, feliz. Aléjate de la cultura del sufrimiento y entra "de pleno derecho" en la cultura de la felicidad.

Aprende a experimentar y a gozar consciente y plenamente, tus momentos de felicidad. Te asombrará descubrir como crecen, como se multiplican...

Sea cual sea tu edad o situación, ten un proyecto en tu vida que te ilusione, que te entusiasme. Es el motor perfecto para poner en marcha tu felicidad.

Cultiva y refina tu mente y tu espíritu. Aprende a descubrir y a disfrutar de tantas cosas bellas y grandiosas que hay en la vida. Tu riqueza interior es la mayor de las riquezas.

Defiende, contra todo, tu libertad personal y tu paz interior. Son dos valores irrenunciables y un seguro a todo riesgo para mantener tu felicidad.

Rompe los límites de tu existencia y dale un sentido trascendente a tu vida. Tu mundo se expandirá y adquirirá una nueva y extraordinaria dimensión.
Fundación Humanismo y Ciencia

Para ser fuerte


Para ser fuerte
No veas en los obstáculos una fuente de problemas, descubre en ellos la oportunidad de superarte y enfréntalos con valentía.

Un día, una pequeña abertura apareció en un capullo; un hombre se sentó y observó a la mariposa por varias horas, mientras ella se esforzaba para hacer que su cuerpo pasase a través de aquel pequeño agujero.

En tanto, parecía que ella había dejado de hacer cualquier progreso. Parecía que había hecho todo lo que podía, pero no conseguía agrandarlo. Entonces el hombre decidió ayudar a la mariposa: el tomó una tijera y abrió el capullo. La mariposa pudo salir fácilmente, pero su cuerpo estaba marchito, era pequeño y tenía las alas arrugadseras.

El hombre siguió observándola porque esperaba que, en cualquier momento, las alas se abrieran y estirasen para ser capaces de soportar el cuerpo, y que éste se hiciera firme.

¡Nada aconteció! En verdad, la mariposa pasó el resto de su vida arrastrándose con un cuerpo marchito y unas alas encogidas. Ella nunca fue capaz de volar.

Lo que el hombre, en su gentileza y su voluntad de ayudar no comprendía, era que el capullo apretado y el esfuerzo necesario para que la mariposa pasara a través de la pequeña abertura, era la forma en que el creador hacía que el fluido del cuerpo de la mariposa, fuese a sus alas, de tal modo que ella estaría lista para volar, una vez que se hubiese liberado del capullo.

Algunas veces, el esfuerzo es exactamente lo que necesitamos en nuestra vida. Si Dios nos permitiese pasar por nuestras vidas sin encontrar ningún obstáculo, nos dejaría limitados. No lograríamos ser tan fuertes como podríamos haber sido.
Nunca podríamos volar.

Pedí fuerza............. y me dio dificultades para hacerme fuerte.
Pedí sabiduría........ y  me dio problemas para resolver.
Pedí prosperidad.... y  me dio cerebro y músculos para trabajar.
Pedí valor............... y  me dio obstáculos para superar.
Pedí amor............... y  me dio personas con problemas a las cuales ayudar.
Pedí favores........... y  me dio oportunidades.

Yo no recibí nada de lo que pedí...
Pero he recibido todo lo que necesitaba.

Vive la vida sin miedo, enfrenta todos los obstáculos y demuestra que puedes superarlos.

No tan esquivos

Lo brillante y oscuro se chocan todo el tiempo
Se acarician y hacen ese amor que me esquiva.
Lo brillante se llena de sueños y lo oscuro despierta entre llanto de pesadillas de dolor. Sin embargo no pueden vivir separados hace años… no se alejan ..parecen pegados… impregnados uno del otro. Uno es ganas otro letargo. Uno vive… el otro cada dia mas cerca del silencio eterno.

"Teníamos un juguete", el texto de Hernán Casciari sobre la violencia

En medio de los sucesos de violencia que sacudieron el fútbol argentino, sobre todo en el superclásico de la Copa Libertadores, Hernán Casciari publicó en su blog Orsai un texto imperdible para reflexionar sobre el nivel de agresión que se vive adentro de la cancha.

Teníamos un juguete, por Hernán Casciari:

Teníamos un juguete; era el más divertido del mundo. No lo habíamos inventado nosotros pero jugábamos mejor que sus inventores. Aceptamos algunas palabras de su idioma original: ful, corner, orsai, pero enseguida lo llenamos de palabras nuestras: sombrero, rabona, pared. Empezamos a jugar en la vereda, en los patios, en invierno y verano, hasta que un día algunos de nosotros, los que jugaban mejor, dejaron sus empleos y se dedicaron por completo. ¡Y qué bien jugaban!
Era tan grande la belleza de sus movimientos que muchos dejamos de jugar y nos pusimos a mirarlos. Armamos clubes sociales, construimos tribunas de madera y de cemento, solamente para ver de cerca a los mejores de cada barrio. Después organizamos torneos semanales, discutimos reglas y elegimos colores para las camisetas. Éramos hombres, pero actuábamos como chicos la mañana del seis de enero.
Y claro, los que habíamos nacido en un barrio queríamos que el domingo ganaran los nuestros, y que los vecinos perdieran. Entonces le incorporamos una variante al juego: mientras durase el partido, los que mirábamos teníamos que cantar a coro y a los gritos. Y así lo hicimos.
¡Qué bien nos salía cantar! Pronto averiguamos que no solo éramos buenos con el juguete, sino también mirando el juego. No habíamos resultado espectadores tristes, como en otros continentes. Nosotros nos involucrábamos, tirábamos kilos de papel picado para recibir a los nuestros y componíamos canciones de aliento. «Sí sí señores / yo soy de Racing. / Sí sí señores / de corazón». Nos divertíamos durante la semana inventando estrofas, y hasta empezamos a componer otras, más picarescas, para fastidiar al vecino. «River tenía un carrito / Boca se lo sacó / River salió llorando / Boca salió campeón». Qué risa nos daba molestar a los vecinos.
Imagínense. Si el juguete ya era divertido en silencio, con el contrapunto de las tribunas el pasatiempo se convirtió en un espectáculo asombroso. Tanto, que venía gente de todo el mundo a conocer nuestra fiesta popular, llena de papel picado y de cantitos. Empezamos a decirle «hinchar» a la acción de fastidiar al rival con canciones picarescas. Y nos bautizamos a nosotros mismos «hinchas», y al grupo enfervorizado de la tribuna le pusimos de nombre «hinchada». Habíamos aprendido a vestir al juguete con accesorios.
Un día se hicieron tan numerosas las hinchadas, y tan efusivas, que tuvimos que poner barras de fierro en las tribunas, a la altura de la cadera, para no caernos en avalancha por culpa de la emoción. Más tarde esa barra de metal sirvió para que el hincha con mejor garganta, subido a ella, dirigiera el coro improvisado. Bautizamos a este hincha con el nombre de «barrabrava», porque sus malabares eran de vértigo.
Nuestros mejores jugadores, que ya empezaban a jugar en otros países, al debutar en el extranjero sentían un vacío: la emoción de las tribunas no era igual. Todos sentados, nadie cantando. Muchos elegían volver al club de su origen, incluso perdiendo fortunas, con tal de escuchar otra vez el rumor de las hinchadas dirigidas por los barras. Fue entonces cuando nos empezó a interesar más el accesorio que el juguete.
En esa época empezamos a exagerar la emoción que sentíamos. Los hinchas, que hasta entonces caricaturizábamos pequeñas guerras ficticias, olvidamos que actuábamos en chiste. Empezamos a llamarle «pasión» a nuestra simpatía por un club.
Y los cantos se volvieron literales. «Corrieron para acá / corrieron para allá / a todos esos putos los vamos a matar». A muchas empresas esto les pareció muy rentable y reforzaron la idea de «pasión». La pasión del encuentro. Todos unidos por una pasión. El juguete se había vuelto tan importante como la vida. Era, incluso, un resumen de la vida.
Entonces, una tarde, dejamos de alentar a los jugadores y empezamos a ser hinchas de nuestra propia pasión. «Pasan los años / pasan los jugadores / la hinchada está presente / no para de alentar».
Mientras en el pasto ocurría el juego, las tribunas se felicitaban a ellas mismas, y creímos sensato fundar periódicos, emisoras de radio y canales de televisión que informaran durante las veinticuatro horas sobre el juego, aunque el juego solo ocurriera una vez por semana. No nos pareció excesivo. Porque de martes a sábados queríamos saber sobre las hinchadas, sobre los barrabravas y sobre las pasiones.
Los periódicos le daban la misma importancia, en la portada, a un conflicto entre hinchas que a la guerra de Medio Oriente. Y los barrabravas empezaron a tener nombre y apellido en la prensa. Les sacaban fotografías, se hablaba de ellos en las tertulias. Cuanto mayor era su salvajismo, más grande su fama y su titular.
Los relatores del juego, que al inicio solo decían los nombres de los jugadores por la radio, también empezaron a fingir emoción exagerada en el relato. Durante los partidos gritaban los goles durante cincuenta segundos en el micrófono, como poseídos, como si no hubiera nada más importante en el universo, y después le pedían calma a las tribunas.
Nadie sabe cuándo fue, exactamente, que todo se fue al carajo. Nadie recuerda cuándo murió el primero de los nuestros, ni a manos de quién. Nadie sabe cómo algunos se hicieron dueños del juguete. Pero un día las tribunas se convirtieron en campos de batalla. Y la prensa no hablaba de la muerte de seres humanos, sino de la muerte de «hinchas de». Para alimentar la pasión.
Los jugadores que triunfaban en el extranjero ya no quisieron volver, y los dueños del juguete se llenaron los bolsillos sin mejorarle el mecanismo. Hoy, cuando vamos a ver jugar a los nuestros, ya no hay sombreros, ni rabonas, ni paredes. El pasto está alto y descuidado. Y pusieron una manga de plástico para que los jugadores puedan entrar a la cancha sin morir.
Teníamos un juguete. Era el más divertido del mundo. Todavía no sabemos si fue un accidente, pero rompimos el juguete en mil pedazos. Lo hicimos mierda.
Y lo más triste es que no sabemos jugar a otra cosa.


Por Hernán Casciari
Autor del libro «Messi es un perro y otros cuentos »

Fuente : http://canchallena.lanacion.com.ar//1795418-teniamos-un-juguete-el-texto-de-hernan-casciari-sobre-la-violencia

Soy lo que me inventé, lo que quiero.

MIL AÑOS LUZ
Hace tiempo estoy buscando la verdad
que me lleve adonde está la eternidad.
Sin la gloria, gloria, sin gloria me dejás,
una historia, un sueño nada más.

Hoy voy a viajar mil años luz,
ya no cargaré ninguna cruz.
Es ahora, es la hora, es la hora de soltar tus miedos.
Es la hora, es la hora de volar, volar, volar, volar, volar.
Soy lo que me inventé,
lo que quiero.
Y tú, ¿Dónde estás?
Si te miro te escapás.
¿A dónde vas?
No te corras, la pared te encontrará.
¿Por qué llorás? Si no hay nada que ocultar.
Es la hora, es la hora, es la hora de soltar tus miedos.
Es la hora, es la hora de volar, volar, volar, volar, volar.
Hoy voy a viajar mil años luz,
ya no cargaré ninguna cruz.
Es ahora, es la hora, es la hora de soltar tus miedos.
Es la hora, es la hora de volar, volar, volar, volar.
Hoy voy a viajar mil años luz,
ya no cargaré ninguna cruz.
Es ahora, es la hora, es la hora de soltar tus miedos.
Es la hora, es la hora de volar, volar, volar, volar.

Lali Espósito |

Lali Espósito - A BAILAR
A BAILAR
2014

La Renga - Sabes que

Sabes que el mundo no es mejor si no hay una razón para ser valiente.



SABES QUE

Sabes que el mundo no es mejor 
si no hay una razón para ser valiente. 
Si mirás a tu alrededor, verás que del dolor 
se aprende algo siempre. 

Y el pesar que te toca vivir 
sólo vino a vos para hacerte fuerte. 

La tristeza siempre va a volver, 
porque vive acá, es ésta su gente. 
Para que vuelvas a ser feliz, 
siempre ella vendrá, nunca se detiene. 

Sabes que el mundo no es mejor 
si no hay una razón para dar un paso al frente. 
Y si ser es caer en el error, 
sabrás que ser feliz lastima algo siempre. 

El pesar que te toca vivir 
es sólo para que puedas engrandecerte. 

La tristeza siempre va a volver, 
porque vive acá, es ésta su gente. 
Para que vuelvas a ser feliz, 
otra vez vendrá, nunca se detiene. 

La tristeza siempre va a volver, 
porque vive acá, es ésta su gente. 
Para que vuelvas a ser feliz, 
siempre ella vendrá, nunca se detiene.

PESADOS VESTIGIOS
2014

Enlaces

Buzzear (AR) " /> Grippo Free counter and web stats Círculo Amigos Todoar Posicionamiento WEB
Seo. Posicionamiento natural.
http://www.grupounetcom.com/
Subscribe to updates Xumbia. Directorio de sitios. Avisos Clasificados Gratuitos
Alta en Buscadores

posicionamiento web
Posicionamiento Web